El Burnout Ministerial

August 31, 2020

l

Alfonso Aponte

¿Qué es el Burnout Ministerial?

El ese punto en el que un ministro o líder de iglesia se rinde y siente que ya no tiene fuerzas o no está dispuesto a seguir en el ministerio.

Las presiones continuas del ministerio pueden llegar a abrumar a un ministro y dejarlo sintiéndose extremadamente agotado y sin energía para continuar. Todos los ministros y obreros cristianos están expuestos al agotamiento extremo.

Por años he escuchado a ministros hablar de la gran carga de trabajo que les representa el ministerio, pero a la vez los escucho justificar el que los “líderes” de la iglesia están demasiado ocupados como para trabajar junto a ellos en las tareas de la iglesia.

A todos los que Jesús llamó estaban ocupados. ¿Por qué? Porque Dios no llama a personas que no tengan una cultura de trabajo. Pero claro, algunos ministros por su genuino celo por la obra de Dios han decidido ser los “salvadores” de la iglesia invirtiendo ( o gastando más bien) mucho tiempo de trabajo, mientras sus líderes solo los ven trabajar.

El ejercer el ministerio de una forma balanceada requiere un cambio de mentalidad (renunciar al “God Complex) y a un cambio de hábitos.

Evalúe si es proporcional el fruto del trabajo ministerial con las horas invertidas en el y sabrá si su ejercicio del ministerio está balanceado.

Algunos signos y síntomas del Burnout Ministerial

ü  Estrés

  • Depresión
  • Sueño y descanso insuficientes
  • Sequedad espiritual
  • Total desmotivación para con el ministerio
  • Sentimientos de aislamiento
  • Vulnerabilidad a la tentación
  • Desconectado de aquellos a quienes sirve

 Tipos de Burnout

  • El agotamiento físico puede surgir a causa del estrés y el insomnio. El horario sobrecargado y las vidas estresantes de muchos pastores los llevan no tener hábitos saludables como: comer alimentos poco saludables, trabajar largas horas con poco descanso y dormir menos.
  • El agotamiento relacional tiene que ver con el agotamiento emocional y puede ser causado por relaciones tensas con otros líderes y miembros de la iglesia. Las interacciones día tras día con las personas que drenan la energía hacen que el papel de pastor o líder del ministerio sea inusualmente susceptible para este tipo de agotamiento.
  • El agotamiento emocional surge cuando un pastor siente que no tiene a nadie que los mentoree. Este tipo de agotamiento puede causar estragos en la vida familiar y matrimonial de un ministro debido a los sentimientos de aislamiento en el ministerio. El agotamiento emocional puede afectar su habilidad a expresar de manera saludable sus y tener una sensación de fracaso y duda.
  • El agotamiento espiritual es cuando los pastores descuidan su propia vida espiritual mientras trataban de ministrar en la vida de los demás. Muchos pastores no tienen a nadie que les ministre a ellos y les ayude a buscar la vida y la fuerza de Dios para renovarse espiritualmente. Puede que ya no sientan el mismo deseo de buscar a Dios a través de la oración o la lectura de la Biblia.

Estrategias para Encontrar y Mantener el Balance entre la Vida y el Ministerio

A la mayoría de los líderes de la Iglesia les crea mucha presión el intentar equilibrar el poder servir fielmente al ministerio y equilibrar sus responsabilidades con la familia y las demás demandas de la vida. Mantener una vida balanceada puede convertirse en una batalla interminable.

Estrategias que le pueden ayudar a tener una vida y ministerio balanceados.

1. Llene su tanque.

Estar en medio del ejercicio del ministerio y darse cuenta de que el tanque de combustible está vacío puede ser un gran problema para la mayoría de los ministros.

El tener una relación íntima y personal con Dios, buscar entrenamiento continuo, tener un mentor, un consejero, programar tiempo libre para descansar y compartir con la familia, tener tiempo de entretenimiento y vacaciones, pueden proporcionar las condiciones para llenar el tanque emocional, físico y espiritual nuevamente

2. Construir sobre la rendición de cuentas.

Las personas que te conocen bien y observan tu vida regularmente casi siempre pueden saber cuándo estás desequilibrado antes de lo que podrías tú mismo. Buscar a un mentor de probada reputación y que no esté solo interesado en añadirte a su colección de discípulos o una remuneración económica puede ayudar mucho en la prevención del Burnout Ministerial. Da permiso a las personas cercanas a ti para identificar cuándo tu vida está fuera de alineación.

 3. Priorice a su familia.  

Dios, familia, ministerio. Haga una cita con su cónyuge y reserve tiempo para la familia. Desarrolle líderes en los que usted pueda delegar por cortos periodos de tiempo el cuidado de la iglesia. El trabajo del ministerio es extremadamente importante, pero no más importante que la familia de un líder de la iglesia.

Renunciar a la perfección.

Buscar la perfección requiere mucho tiempo y, a menudo es poco realista. El pensar que para que salga bien “lo tengo que hacer yo”, es una declaración de nuestro fracaso como líderes que crean líderes. Pensar que Dios nos llamó a hacer todas tareas del ministerio es ilógico porque Dios no nos llamó a dedicar todo nuestro tiempo a tareas que El mismo sabe que es imposible de hacer si no construimos un equipo.