¿Por qué es importante tener un mentor?

Written by Mikel Martinez

On May 26, 2019
La palabra mentor, al igual que la de líder, se escucha muy comúnmente en ciertos circulos sociales o grupos profesionales. Es normal encontrarla en lugares como las iglesias, areas de trabajo, y grupos donde se promueve el desarrollo personal y/o profesional de las personas. Pero muchos se preguntaran, ¿realmente necesito un mentor? ¿cuál es el propósito de este? ¿es otro jefe o figura paternal más? Contestaré estas tres preguntas comenzando a la inversa para llevarlos a la manera correcta de pensar.

¿El Mentor es otro jefe o figura paternal?

Esta pregunta es una que surge con frecuencia, principalmente de las personas con de la generaciones Baby Boomer o Gen Z que tengan crianza hispana/latino americana ya que toda persona de influencia en nuestras vidas siempre ha sido una figura de autoridad como lo son los padres o los jefes. Pero sin embargo, no necesariamente un mentor tiene que ser uno de estos roles. El mentor puede ser un amigo, un maestro, profesor, papá de una amigo, pariente, amigo de la familia, pastor, ministro, rabino, sacerdote, etc. El mentor es principalmente, aquel que ayuda en desarrollar habilidades y capacitarnos para mantener nuestro enfoque.

¿Cuál es el propósito del mentor?

En ocasiones me he topado con que las personas piensan que el mentor es otra persona adicional que te dira que hacer. Alguien más que te cuestionará y te impondra su voluntad. La verdad es que esto es una idea completamente errada. Como mencione anteriormente, el proposito del mentor es ayudar. El mentor comenzará por conocerte, establecer una confianza y un tipo de relación única entre ambos para que esta confianza este presente en todo momento, especialmente para cuando se necesiten mencionar situaciones difíciles. Para desarrollar nuestras habilidades y capacitarnos, el mentor desarrollará planes de trabajo, nos hará preguntas claves y fuertes donde tendremos que confrontarnos a nosotros mismos, sabiendo que no es personal sino mas bien, parte del desarrollo que necesitamos para poder crecer como personas. Recibiremos retos por parte de nuestros mentores y en ocasiones sus consejos pareceran que no son de apoyo porque nos estan diciendo que no estamos listos. Para ilustrar este punto me tomare de ejemplo: Hace unos años mi estado de animo no era el mejor. Tan solo viendo lo que compartia en mis redes sociales era suficiente como para darse de cuenta que yo no estaba feliz con mi situación actual y que necesitaba un reto. En ese momento mi mentor, me llamó para beber café. – Nota aclaratoria, si usted o su mentor no beben café no creo que sea una buena mezcla. Tranquilos es broma pero para mi mentor y yo el café es tan necesario como al Dios que le servimos. Cuándo nos encontramos me comenzó a hablar de sus proyectos y sus anhelos. De lo que queria hacer y las metas que tenia en corto y largo plazo para su vida. Me animé muchisimo escucharlo, pues siempre me he alegrado de sus logros, es un hombre digno de mi respeto y admiración. Entonces, me preguntó: ¿Y que has hecho? Yo no tenia mucho que decir. Y hay veces si no hay nada positivo que decir, es mejor callar. Sin embargo hablé, y en mi hablar me quejé. Muchos saben que las personas que se quejan constantemente se tornan negativas, pesimistas, y hasta nube negras. Todo lo ven malo y no le encuentran lo bueno a nada. Luego de escucharme y beber su café me preguntó: “¿Que vamos a hacer?” – es importante aclarar que esta pregunta no es para dar contestaciones vagas, titubear, o hablar pero no contestar con caracter, determinación ni convicción. Esta pregunta esta hecha para tomar una decisión. En ese preciso momento tenia la opción de continuar haciendo lo que habia hecho y NO estaba funcionando, que era quejarme, o simplemente comenzar a hacer las cosas correctamente y crear el cambio que deseaba. El propósito aqui fue presentarme con un proyecto que me cautivó y me animó a dar el máximo de mí mismo y buscar dentro de mí todas las cualidades que me hacen ser yo, pulirlas para que brillen, y comenzar a utilizarlas. Muy astutamente mi mentor me habló primero de él. Porque sabia que yo tenia hambre de crecimiento y deseaba hacer algo diferente. Él cautivó mi atención y me motivó sin yo saberlo, pedirlo, o saber cuanto lo necesitaba. “¿Cómo te puedo servir?” fue mi contestación. Aprendí de mi mentor que para ser lider hay que servir. Y para poder ser una persona de bien hay que dar. Desde el 2015 hemos estado trabajando mano a mano. Pero en el 2016 mi compromiso se solidificó cuando tome la decisión de servir desinteresadamente. Desde ese entonces comenzé a desarrollarme como mejor líder en mi area de trabajo, cómo mejor amigo, confidente, recurso, supervisor. He tenido éxito donde la junta directiva para la compañía que le ofrezco mis servicios como Project & Social Media Manager, confía en mí plenamente. Y aqui llegamos para contestar la pregunta final…

¿Realmente necesito un mentor?

Usted es quien mejor puede contestar esa pregunta. Pero le invito a que analize lo siguiente:

  • Necesitamos de madre y padre para aprender durante los primeros años de nuestra vida a caminar, comer, hablar, modales, valores, costumbres.
  • Necesitamos de maestros y educadores para aprender a leer, escribir, pensar criticamente, conducta, y materias básicas.
  • Necesitamos de abuelos para aprender lo que es un amor especial y escuchar historias o hacer cosas únicas como hornear galletas para navidad.
  • Necesitamos de los tios para aprender que hay cosas que no se deben de hacer pero que hay personas que nos aman y estaran ahí para animarnos, cuidarnos, protegernos y guardar nuestros secretos porque son otros pares auxiliares.
  • Necesitamos de profesores universitarios para desarrollar nuestra vida profesional y ver otra perspectiva.
  • Necesitamos de nuestros jefes o supervisores para aprender a que hay metas, obligaciones, situaciones con las que hay que lidiar, enfrentar, y cumplir.

Es aquí donde yo analizando esto, y siendo el tipo de persona que JAMAS terminaré de aprender, y reconozco que puedo mejorar aunque sea 1% cada día, admito que necesito de un mentor. Necesito de una persona que reconozca las oportunidades que tengo y me ayude a que yo tambien las reconozca y aproveche las mismas al igual que tambien me ayude a regular mis estados de ánimo o pensar con claridad. Es importante entender que el mentor no será tu psicologo, pero será tu persona de apoyo y te podrá poner en perspectiva, cuándo necesites escuchar a tu pareja, cuándo te equivocaste, cuando debas revisar y auto evaluar tu comportamiento, y de esta manera continuar hacia adelante. Y ahora les pregunto yo…..

¿Que vamos a hacer?

Comienzo por admitir que mi mentor es el Dr. Alfonso Aponte, líder y fundador de TRVGroup.org. Y hemos trabajado duro para traerles las enseñanzas, en forma de cursos, que muchos han experimentado de primera mano para que las puedan tomar y convertirse en líderes y coaches para así ayudar a otros. Si es de su interes obtener un mentor, aprender a ser un empresario de éxito, para su propio negocio o dentro de la empresa en la que trabaja, puede llegar la siguiente forma y dar ese paso. Recuerde, cuando le pregunten: “¿que vamos a hacer?” contesté con una decisión que afirme su deseo y el plan. ADVERTENCIA: El Éxito causa Felicidad.

Tambien puedes disfrutar…

Yo No Necesito un Mentor

He mentoreado personas por más de 20 años: líderes, ministros y empresarios. Todos me han pedido que lo mentoree y que les ayude a alcanzar sus metas y a desarrollar sus destrezas. Todos tienen una meta en común: Tienen un sueño a metas que quieren alcanzar. Tener una...

Workaholism o Adicción al Trabajo y su Efecto en la Salud Mental

“Workaholism” o Adicción al Trabajo y su Efecto en la Salud Mental. Todos en la vida tenemos sueños y metas, pero también tenemos un gran propósito. Como Master Life Coach, Coach Empresarial, Profesional de Salud Mental y Ministro creo que alcanzar nuestras metas y...

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *